top of page

TODAS LAS COSAS HECHAS NUEVAS

José Luis González Alba

Apocalipsis 21: 5, 6
“5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. 6 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.”

Jesucristo es el Señor.

El Señor siempre está haciendo en nosotros nuevas cosas.

Él puede hacerlo porque está sentado en el trono celestial que es el trono de la Vida, de la Verdad, de la Santidad, de la Bondad, de la Omnipotencia es decir Él tiene todo el Poder.

Él es fiel y no abandonará la obra de sus manos, y tú eres la obra de sus manos. Lo que él dice lo cumple.

El Señor nos hace nuevos cuando nos salva.

Jesucristo nos hace nuevos el día que nos salva, Romanos 6: 4 “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.”.

Pero no se conforma con hacer una solo cosa nueva porque nos ama, para él tenemos un incalculable valor; él quiere seguir trabajando en nosotros para seguir haciendo cosas maravillosas, 2a Corintios 5: 17. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”.

El Señor tiene un plan lleno de cosas nuevas.

Por esto, no podemos entender y conformarnos con la salvación como si fuera un hecho puntual único, sino que debemos de tomar la salvación como un camino que dura toda la vida.

El hecho de entregar la vida a Jesucristo es la puerta de entrada, pero ahora hay que recorrer todo el camino que él tiene para nosotros, “corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús” Hebreos 12: 1, 2.

El día que entregamos nuestra vida a Jesucristo nos hizo nuevos, nos dio una nueva vida, y ahora en nuestro caminar con Jesucristo sigue haciendo cosas nuevas; él quiere seguir haciendo su maravillosa buena obra, cosas nuevas que también pertenecen a la salvación, Hebreos 6: 9.

¡Jesucristo todavía no ha acabado contigo! Tiene mucho más para ti.

Jesucristo es el principio y el fin.

Tú quizás crees que ya todo está hecho en ti, porque solo conoces tu presente, no conoces el futuro y no sabes las cosas que te deparará la vida y las que Jesucristo tiene preparadas.

O quizás crees que ya todo ha terminado y no tienes mucha esperanza de que suceda algo nuevo, porque no conoces el poder que tiene Jesucristo.

Pero Jesucristo, quien es el Fin de todas las cosas, te conoce, tiene un plan para contigo, y te dice “Hecho está”. Ya tiene preparadas cosas para darte, para hacer en ti y por medio de ti, hoy y mañana y al otro día, y hasta el final de tus días.

Jesucristo ha vencido a este mundo; las necesidades, las debilidades del alma, las presiones de los enemigos, incluido el diablo. Por esto él puede desarrollar su plan contigo, en el presente y en el futuro, y nadie lo podrá impedir. Nadie excepto tú, si no le crees.

Por qué necesitamos que Jesucristo haga cosas nuevas.

Porque en esta vida siempre vendrán nuevas necesidades y dificultades.

Porque la vida cada vez presenta nuevos desafíos. Porque la rutina puede terminar apagando la vida.

Debes de beber de Jesucristo.

Jesucristo es el agua de vida.

Hoy te está llamando a beber de él. No te obliga, te muestra lo que puede hacer por ti y te invita a beber.

Jesucristo no solo es el Fin sino que es el Principio, en él empieza todo; sus buenas y nuevas obras para ti comienzan en él, bebiendo de él.

Él es el agua de vida; si hay una buena obra para ti viene de él; si hay una obra que va a darte vida viene de él.

Beber de él es relacionarte con él, alimentarte de su palabra, pedirle en tu necesidad y en tus deseos, pero también escucharle y obedecerle.

Y si esas buenas obras, esas obras de vida, van a seguir en ti, será porque sigues bebiendo de él. Porque Jesucristo no solo es el Principio y el Fin sino que también es el Camino.

Su agua de vida te dará fuerzas cuando te falten en el camino donde él te ha puesto.

Su agua de vida te permitirá continuar aun teniendo miedo porque él será tu paz.

Su agua de vida te capacitará cuando tengas que afrontar impedimentos.

Su agua de vida será tu consuelo y tu sanidad cuando recibas daño en el camino.

Ven, bebe de Jesucristo. Él hará en ti cosas nuevas.

 

bottom of page